Saga para + 18

Iris púrpura es el cuarto libro de la saga Los Craig. Para comprender la historia y conocer los personajes es necesario partir de la lectura de Los ojos de Douglas Craig.

La saga es de género romántico paranormal. El blog contiene escenas de sexo y lenguaje adulto.

Si deseas comunicarte conmigo por dudas o pedido de archivos escribe a mi mail. Lou.


domingo, 23 de octubre de 2016

¡Hola! En este nuevo capi una reunión de amigos que se adoran. Bianca y Bernardo. Anouk cada vez más cerca de su destino. Un pedido de Scarlet muy particular que sé que traerá nueva intriga para ustedes.
Quizás sea una de las últimas publicaciones en el blog porque considero que no tiene mucho sentido ya que el cometido es que los lectores interactúen con sus opiniones y me comenten. De todas formas aquellos que les interese seguir leyendo no les quepa la duda que enviaré los capis por mail a cada uno.
Un besazo grande y gracias.



Capítulo 9.
Amigos.

Bianca.

Llegamos con Bernardo al pub en el centro de Kirkenes. El mismo que una tarde Clelia y yo nos habíamos sentados a beber algo después de comprar sus muebles. Mucho tiempo había transcurrido desde aquella vez. Mucha agua bajo el puente había corrido. Tristezas, alegrías, festejos, y duelos. Lo importante que aún estábamos aquí, mi amigo y yo, frente a frente, café por medio.

La idea había surgido de mí. Encontrarnos nosotros solos sin las respectivas parejas y así poder hablar con libertad de cosas de la vida, pero desnudando el corazón sin el temor de ser juzgado… Y eso sólo lo haces con un amigo.

Cuando se lo comenté a Sebastien me dio el visto bueno, incluso se alegró que ambos decidiéramos dejar a un lado nuestras diferentes razas y resurgir lo único que importaba, la amistad verdadera.

El mozo dejó los cafés dobles sobre la mesa y se alejó, di un vistazo alrededor. Hasta las cortinas de las ventanas seguían siendo las mismas. Casi nada había cambiado, salvo el dueño del pub. Ya no era Ralph, hermano de Sabina. Él ya no estaba entre los vivos. Y tampoco nosotros éramos los mismos aunque nuestra amistad continuara tan férrea como siempre.

Observé hacia fuera, la calle transitada iba perdiendo poco a poco el flujo de gente debido al clima invernal. Serían las ocho de la noche pero la penumbra nocturna reinaba desde las dos de la tarde. Pronto la noche se adueñaría de Kirkenes por dos o tres meses de lo que duraría el invierno. Sin embargo a mí ya no me importaba no disfrutar de las tarde frías de Oslo. Mi vida estaba aquí, lo ansiado y amado estaba aquí, no necesitaba nada más.

El ruido de los sobrecitos de azúcar que tenía Bernardo en su mano, al rasgarse, hizo que prestara atención. Lo observé con detalle mientras volcaba el azúcar en la taza. Sus rasgos eran los mismos desde la primera vez que lo conocí en el hospital, pero podría agregar que su barba candado lucía más abundante y sus pómulos más firmes y delineados. Sus hombros en cuadratura perfecta y el volumen de sus músculos lo hacían más fuerte y poderoso.

Sonrió sin mirarme adivinando que lo estudiaba.

Dos sobrecitos de azúcar, tres sobrecitos de azúcar… Arquee la ceja divertida.

-¿Qué? –volvió a sonreír-. Me gusta dulce.

Reí.

-Lo sé.

La sonrisa que iluminaba su rostro no había cambiado por ser un lobo. Era idéntica a cuando era humano. La fila de dientes perfectos asomaba entre sus labios y las pocas arrugas del rostro se profundizaban por el gesto divertido. Ese gesto que sabía de memoria aunque hubiera cerrado los ojos.

Levantó la vista y me miró mientras revolvía con la cuchara.

-Lárgalo ya. Dime que te mueres por preguntarme que dijo Sabina cuando le conté que beberíamos un café en el pub.

Reí.

-Cierto. Muero por preguntarte que ha dicho tu esposa de esta escapada de amigos.
-Bueno, dijo en tono comprensible… “Mi amor, es un poco raro pero viniendo de Bianca, no me opondré en absoluto”.

Sonreí mientras bebía un sorbo de mi café. Deposité la taza y lo señalé con el índice.

-La verdad.

Me miró sonriente y carraspeó. Ante su silencio cómplice agregué divertida.

-Seguro que dijo algo similar pero sin el tono comprensible.
-Estás en lo correcto… Además quita el “mi amor”, dijo Bernardo a secas.

Reí.

-Berny, siempre me haces reír… Es que permanentemente eres un ser alegre y eso es genial.

De pronto, bebió el café y se puso serio.

-No creas… Ha habido momentos en que me convertí en una sombra de mí.
-¿De verdad?

Me miró antes de beber otro sorbo.

-Cuando desapareciste, Bianca. Con aquella inundación…

Un nudo apretó mi garganta y mis lentecillas de contacto se humedecieron. No por recordar aquel suceso fatídico, sino de verle en la mirada el dolor por el que había pasado creyéndome muerta. 

Un dolor que volvía a vestir sus ojos cada vez que lo recordaría.

-Pero ahora estoy aquí –susurré-. Viva.
-Claro… Claro que sí –asintió.

Miré hacia la ventana… A lo lejos se divisaba en los cielos la verde y deshilachada aurora boreal. Aunque no salieras a la calle la postal que reflejaba Kirkenes en la ciudad y más allá en las cumbres borrosas, demostraba que el frío debía ser el dueño absoluto de cada rincón del norte noruego. No era por las personas vestidas con gruesos abrigos y gorras de lana, sino por ese silencio nocturno de los cielos de diciembre, tan palpable como si pudieras recorrerlo con tus manos. Y allá no muy lejos en una mansión, toda la calidez y el amor, mi hogar, mis Craig.

Giré la cabeza y lo miré a los ojos.

-¡Cuánto hemos pasado juntos!
-Cierto. Y pensar que fueron un par de años, parecen décadas. Debe ser el efecto de vivir entre vampiros –rio.
-¿Recuerdas? Hice asesinar a un lobo por ti.

Arqueó la ceja, pensativo. Después recordó.

-Oh siii, cuando te empeñaste en verme y yo estaba recién convertido. Sí, sí, armaste la hecatombe en la reserva.
-Bueno, quería saber cómo estabas y ese tal… ¿Lankaster? O algo así, no me permitía entrar. Además se burló de Sebastien.
-No te preocupes, ya me han puesto al tanto de lo ocurrido ese día.
-Sí… Después decidí partir a Oslo, ¿recuerdas?
-Por supuesto. Corrí por el monte para verte pasar por última vez.
-Sí… Lo supe, aunque no te vi –suspiré por esa nostalgia que nos carcome a pesar de ser dulce y agradable-. Pero mi mayor alegría fue verte en mi boda. Nunca voy a olvidar como estalló mi corazón de felicidad por verte a mi lado en ese momento tan importante.
-Bianca, no seas mentirosa, el corazón te estallaba de alegría de pensar que en horas te ibas a comer ese pedazo de vampiro que esperaba en el altar.

Reí.

-Nooo. No es así. Fue por ti y la alegría que me diste.
-Vale, dejémoslo ahí.

Bebimos el café en silencio por unos cuantos segundos, quizás recordando cada uno su posición y sentimientos de esa noche. Él también había quebrado reglas para presentarse en la boda. Recién convertido y rodeado de vampiros.

-Cuéntame de Yako. ¿Se porta bien?
-Sí, esa bestia diminuta come como lima nueva.

Reí.

-Eres muy malo con el niño.
-Te lo digo en serio. Además es el anticonceptivo más eficaz.
-¿Qué dices? –arquee la ceja divertida.
-Pues, se duerme en nuestra cama entre Sabina y yo. Por supuesto luego lo pasamos a su cuna… Algunas veces claro, cuando no nos dormimos antes que él.

Reí.

-¿Culpa de Sabina o culpa tuya?
-¿Cómo crees? De Sabina. Los padres ponemos orden y educamos y las madres los echan a perder.
-¡Calla! No es verdad.
-Sí, es verdad. Las madres tienen esa condición de consentir a sus hijos. Verás cuando seas madre te lo recordaré a cada instante.

Mi rostro se ensombreció. Bernardo se preocupó.

-¿Qué ocurre? ¿No puedes tener hijos? Si es así no te preocupes la medicina está…
-No es eso –lo interrumpí-. Has tocado un tema crucial entre Sebastien y yo. Ahora no estamos enfadados pero tuvimos una pelea por ese motivo.
-Déjame adivinar. Él ya tiene a Douglas y a Numa y no quiere críos, lo convencerás tarde o temprano.
-Soy yo… Soy yo que no me siento preparada para ser madre. Él desea tener un hijo y yo me niego. Él pensó que sería otro motivo, no sé, el hecho de no querer tener un bebé que no fuera humano, pero no es eso… No siento la necesidad de ser madre hoy por hoy.
-¿Y cuál es el apuro? Tranquila, ya tendrás ganas, y si no las tienes…
-Y si no las tengo haré infeliz a Sebastien.
-No digas eso. Él te ama. Tú eres lo más importante aunque no le des hijos.
-Es que sí quiero tenerlos, pero no ahora.
-¿Él lo entendió?
-Me gustaría creer que sí.
-Bianca, lo más importante entre ustedes ya lo tienen, y es el amor. Sin hijos se puede vivir, sin amor no.
-Lo sé… Hablando de ello… Me preocupa Douglas. ¿Frecuenta la reserva?
-Sí, visita a menudo a una chica, su nombre es Camile.
-¿Y qué tal es? ¿Crees que está a la altura de él?
-Oh, no tenemos ansia de madre pero si de suegra.

Reí.

-Te diré que no la conozco demasiado. Parece buena chica. Es prima de Carl, el pretendiente de Marin.
-Sí, eso lo sé. Es extraño… Hubiera jurado que Marin y Douglas terminarían juntos. Veo que no será así.
-¿Marin?
-Sí, mi prima estaba enamorada de Douglas pero aparentemente Carl logró conquistar su corazón.
-Seguiré a los dos de cerca, a Carl y a Camile, si te parece.
-Gracias –sonreí-. ¿Y Gloria? Cuéntame de ella. ¿Va bien en el colegio?
-Oh sí, es un genio encerrado en cuerpo de niña.
-Es cierto es una niña con  alto coeficiente.
-En realidad es el futuro alfa. Así me dijo Chamán, ¿recuerdas? Noaidi, de Suiza.
-¿En serio? ¿Pero el alfa no eras tú?
-No se sabe con certeza. Parece que el lobo blanco se aparece a los guardianes del alfa, no sólo al alfa. Y viendo como están las cosas creo que cumplo el papel de guía de la manada mucho mejor que si fuera un jefe filósofo e intuitivo.
-¿No digas que no seré la amiga de un importante alfa? ¡Qué desilusión! –bromee.

Rio.

-No está todo dicho. Sin embargo creo que Gloria es la líder por excelencia.
-Me gusta, tiene carácter, y esas premoniciones que te hacen salir corriendo –reí.
-Por Dios, no me recuerdes los hechos terribles por los que pasó Douglas.
-Calla… Fue de terror. Menos mal que Lenya estuvo en el momento justo.
-Lenya… Sí… ¿Y qué tal Liz? ¿Se llevan bien?
-¿Quieres la verdad o prefieres que la adorne?
-Siempre la verdad.
-Bueno, a veces se pelean que ni veas, tiembla la mansión.
-Lo imaginé viniendo de mi amiga rubia.
-Pero también es cierto que se aman con locura. No podrían vivir uno sin el otro.
-Está claro que Lenya la ama incondicionalmente, mira qué hacer lo que hizo por ella.
-Sí… Parece tan duro e insensible y es todo lo contrario.
-¿Así era su madre? ¿O se parece a Adrien?
-Según dicen a Adrien. Igual que Scarlet, aunque no tenga genes de él.
-Sí… Supe que mató a su padre biológico antes que éste asesinara a Sebastien.
-Exacto. Es maravillosa y la adoro. El único problema que tenemos con Scarlet es que está enamorada de Grigorii Petrov. Un oficial de la Fuerza.
-Ah, pequeño detalle.
-Pequeño y contraproducente. Ese oficial me ha vuelto loca con sus preguntas. ¿Recuerdas la historia con Samanta Vasiliev?
-Refréscame la memoria.
-Samanta era una empresaria que quiso tener un amorío con mi marido.

Bernardo enarcó las cejas, levantó la mirada de la taza, y me miró fijo con un gesto de disgusto. Su voz sonó grave y pausada.

-¿Quiso o lo tuvo?

Dudé… Y eso fue suficiente para encender la mecha. La misma que anida en cada amigo cuando estás a punto de confesar que te hicieron sufrir.

Su rictus se endureció, sus músculos se contrajeron. Sus ojos color miel se tornaron del color de las castañas. Pero antes que su naturaleza de lobo saliera a la luz y saltara de la silla para arreglar cuentas, lo tranquilicé.

-No me engañó –me apresuré a aclarar-. Ella lo drogó.

Viendo que sus ojos no parpadeaban, continué.

-No logró lo que quería.
-No estás siendo clara.

Carraspee…

-Lo que quiero decir es que no se acostó con él, Sebastien lucho contra ello y… Y…
-¿Y? –susurró.
-Sólo alcanzó a practicarle sexo oral. Eso es todo.
-¿Eso es todo? ¿Y me lo dices tan fresca? Que yo sepa el sexo oral no se practica bebiendo café ni hablando sobre negocios. ¿Cómo llegó a eso?
-Bernardo fue hace mucho tiempo. Por favor…

Bebió un sorbo de café y mis manos transpiraron.

-Escucha…
-Sí, por supuesto, estoy escuchándote –gruñó.
-Él no sabía que esa reunión terminaría así. No lo buscó, cayó en una trampa.
-Sebastien Craig es muy inteligente para caer en una trampa de una hembra.
-Bernardo… -supliqué-. Déjame seguir contándote.
-Okay –murmuró.
-El caso es que tuvimos una pelea. Scarlet se enteró de lo sucedido y se vengó. Pero claro, la policía estuvo tras ese crimen y la verdad que Petrov casi la descubre, y con ella a todos los Craig.

Bernardo se recostó en la silla y me miró.

Lo miré y sonreí.

Fue un silencio entre los dos interminable. Al final sonrió.

-Me hubiera gustado verla morir.
-Lo sé.

Tomé un trago de café y traté de hablar de otro tema. Mi sufrimiento por más breve que hubiera sido era su obsesión como lo sería el de él para mí. Por primera vez no sabía lo que ocurría en la cabeza de mi amigo, y por primera vez tampoco deseaba saberlo.
Unos golpes en el cristal de la ventana nos sobresaltaron.

Liz y Marin saludaron con una gran sonrisa. Hice seña que entraran. Ambas se acercaron felices de encontrarnos en Kirkenes.

-¿Oigan que hacen tan tarde por aquí? –pregunté curiosa mientras Bernardo hacía un lado un par de sillas para que ambas se sentaran.
-Salimos de compras y cenamos en una pizzería –contestó Liz-. Gracias Bernardo pero no nos quedaremos. Mañana Marin debe trabajar ya no entra en el turno de la noche.
-¿Has cambiado el turno? –pregunté.
-Sí, es que Carl piensa que la noche es más peligrosa para una mujer y además no está bien visto –contestó Marin.
-Ah…

Liz nos miró guiñando un ojo.

-Oh siii, mi futuro cuñado es taaan considerado.

Sonreí.

-Bueno, pero aún no me han dicho que han comprado.
-El vestido de Marin. Cuéntale la noticia, hermana.

Marin sonrió dulcemente.

-Carl me presentará a la familia este fin de semana. Me esperan para cenar. Quise comprar un vestido para estar presentable.
-Tú estás siempre presentable –protestó Liz.
-Liz, ya lo discutimos.
-Okay. ¿Y ustedes? ¿Sus parejas?
-Ah bueno… -sonreí-. Es una escapada de amigos.
-¡Qué genial! –exclamó Liz-. No se me había ocurrido proponérselo a Drank.

Bernardo sonrió y me miró. No dije palabra alguna pero creo que pensamos lo mismo. Drank no aceptaría simplemente porque no estaba en la posición de mi amigo. Drank estaba enamorado de Liz y si la amaba aún mi prima debía esperar el momento adecuado para reconsiderar una amistad como la nuestra.

-¿Qué tal si regresamos, Bianca? De camino alcanzaré a este par de jovencitas.
-Buena idea, Berny.
-¿De verdad? Podemos coger un taxi –aseguró Marin.
-De ninguna forma. Las llevaré. No quiero llegar tarde a la reserva y aún tengo una conversación pendiente.
-¿Con Sabina? –pregunté casi en un murmullo, temiendo la respuesta.
-No, en la mansión.

Durante el camino mi amigo y yo no hablamos demasiado, sólo acompañamos el entusiasmo de Liz y Marin por la intriga de saber que tal era la familia de Carl. Marin era un manojo de nervios y eso que aún faltaban un par de días para conocerlos. Temía caerles mal o ser poca cosa para la prestigiosa familia de lobos. Quizás lo peor de todo sería soporta a esa prima llamada Camile que de arrogante saltaba a la vista.

Sentí pena por Douglas. De verdad me había ilusionado con verlos juntos.

Cuando llegamos a la mansión con Liz, Charles nos recibió alegremente.

-Bernardo un gusto verte por aquí, gracias por traer a las damas.
-De nada Charles, el gusto es mío. ¿Sebastien?

Tragué saliva…

-En el despacho. Le avisaré que has llegado y te traeré un café, ¿o prefieres un coñac?
-Un coñac, gracias.
-Para mí también, Charles –dije sentándome en el sofá.

Por supuesto no iba a moverme de allí.

Charles sirvió los coñac y dio aviso a Sebastien. Finalmente no había viajado a la isla por un permiso que necesitaba ser sellado para la explotación de carbono.

Cuando Sebastien salió del despacho Liz había subido a la habitación con Lenya y Charles se había retirado discreto. Yo balanceaba una pierna que cruzaba sobre la otra y jugaba con el líquido ambarino del vaso. Bernardo se puso de pie y lo seguí con la mirada.

-Bernardo, buenas noches. Gracias por traer a Bianca y a Liz.
-No es nada, ¿cómo estás Sebastien?

Ambos se estrecharon las manos. Respiré profundo…

-Toma asiento, me serviré un coñac. ¿Lo han pasado bien? ¿Se han puesto al día? –sonrió mi marido mientras cogía la botella del bar.
-Sí, hemos hablado de todo un poco –contestó Bernardo.
-¿Sabina y los niños?
-Todos bien, gracias.
-¿No hace mucho calor aquí? -interrumpí abanicándome con una mano.

Sebastien me miró.

-No cariño. Pero si quieres apago los leños.
-No, no… Está bien.
-Bianca me dijo que están preocupados por ese tal Petrov.

Sebastien negó con la cabeza.

-Por ahora está controlado, pero se nota que lo obsesionamos.
-¿Y eso por qué? –preguntó Bernardo bebiendo un sorbo.

Imaginé que mi amigo jamás diría que yo había hablado sobre el tema de infidelidad. Evidentemente procuraba llevar a Sebastien a confesar el hecho.

-Porque es un buen investigador al parecer. Supimos que no se da por vencido así nomás.

Bernardo jugó con el líquido del vaso y bebió otro sorbo.

-¿Y cómo lo saben?
-¿A qué te refieres? –preguntó Sebastien acercándose para tomar asiento.

Mis palpitaciones podían escucharse en la sala si hubiera habido silencio…

-Me refiero al porqué están tan seguros que es tan insistente.

Mi marido bajó la vista y después me miró. Yo sonreí enredando un bucle de mi cabello en un dedo.

-Es una larga historia.
-Tengo tiempo.

Me puse de pie de un salto.

-Quiero más coñac.
-Pero Bianca si tienes el vaso por la mitad.
-Me gusta lleno.

Me apresuré al bar de la sala y con manos temblorosas cogí la botella.

-Bueno… te lo resumiré –habló mi marido.
-No ahorres en detalles –insistió mi amigo.

Perfecto, ahora mis palpitaciones se hubieran escuchado en la cocina.

-Todo comenzó por una reunión con una empresaria.
-Ajá…

Mientras la conversación parecía seguir su curso sin que nada lo evitara me serví más coñac y bebí un trago largo que quemó mi garganta. ¿Por qué cuernos no entraba Charles a lustrar el puto piano, o Douglas bajaba la escalera quejándose de alguna cosa, o Ron interrumpía avisando que iba a llover, o Sara se sentía un poco mal… No, retiraba el pensamiento. Bianca no metas a Sara en esto en su estado. Tampoco era desear cualquier cosa para que ambos no hablaran de mí. Bueno… Cualquier cosa no pero…

-¿Qué ocurrió con la empresaria Sebastien?
-No sé cómo explicártelo…
-Inténtalo, quizás lo entienda.
-¡Suficiente! –exclamé.

Ambos me miraron. Avancé hasta los sofás y dejé el vaso de coñac en la mesa.

Charle entró con unos canapés de salmón.

-Bernardo, los preparó Margaret para ti.
-Gracias Charles, muy gentil.

Me senté junto a Sebastien y terminé con la tortura.

-Mi amor, cuando bebíamos café surgió el tema de Samanta.

Charles depositó el platillo en la mesa y alzó la vista para mirarme fijo.

Sebastien me contempló expectante.

-Bernardo está preocupado por tu casi infidelidad, tú sabes es mi amigo y…

Charles arqueó la ceja y se disculpó.

-Pues yo me retiro tengo que hacer –antes de desaparecer giró para mirarme y vocalizar con mímica-. “Pide ayuda si la necesitas, suerte”.

Sebastien se mantuvo pensativo y después miró a Bernardo.

-No te preocupes, si es eso puedes estar tranquilo, nunca engañaría a Bianca ni la haría sufrir. La amo.

Bernardo depositó el vaso en la mesa.

-Sé que la amas, pero a veces no es suficiente. Entiendo que hay situaciones por las que pasamos que nos ponen a prueba, yo mismo…
-¿Tú mismo qué? –interrumpí con los brazos en jarro.
-Digo que yo mismo he pasado por hechos que rozaron la infidelidad.
-¿No digas? –me enfadé.
-Tranquila, dije “rozaron”.
-Bueno habría que ver que es rozar para ti. ¿Sabina lo supo?
-Bianca por favor, no hagas una tragedia griega –protestó Sebastien.
-Ahora resulta que se unen los dos para cubrirse.
-¡Cubrirme de qué! –exclamó Sebastien.
-Bianca, cuando estaba en Suiza conocí una maestra de Gloria y…
-¿Era bella?
-¡Qué preguntas haces, Bianca! –protestó mi marido.
-Es una pregunta adecuada. Quiero saber si era bella.
-Bianca… Era bella sí. Estuve a punto de besarla.
-¿Qué?
-Dijo a punto, no que la besó –defendió Sebastien.
-No estábamos pasando un buen momento con Sabina. Ella tenía problemas para aceptar a Gloria por lo vivido con Douglas.
-¿Y te sentiste abandonado? –preguntó Sebastien casi aseverando.
-¡Ah no lo puedo creer! –me puse de pie-. Resulta que ustedes los machos se sienten abandonados en vez de acercarse a nosotras para indagar qué nos pasa o como ayudarnos. ¡Qué fácil la hacen!
-No es así –protestó Bernardo-. Son un conjunto de cosas, lo importante es que ames a tu compañera y tengas claro las cosas. Por eso te pregunto, Sebastien, ¿tienes claro lo que sientes por mi amiga?
-No te quepa la menor duda.

Los miré con el ceño fruncido.

-Son los dos unos cretinos.

El móvil de mi marido sonó. Se puso de pie.

-Disculpen…

Se apartó discretamente y yo seguí la charla acusadora con mi amigo en voz baja.

-Bernardo, no me habías dicho nada.
-Pero si no fue importante. Nada cambia.
-Mi mejor amigo hasta hoy era perfecto.
-¿No lo sigo siendo?
-Okay, okay… Te diré algo. Antes que amiga soy hembra, ¿has escuchado? Más vale que no me entere que le eres infiel a Sabina con todo lo que hace por ti.
-No decías eso cuando comencé a salir con ella. Celosa, eso eres.
-¿Yo celosa? ¿De dónde sacas ese disparate?

Ambos nos miramos por breves segundos, hasta que una sonrisa en los dos surgió dando paso a una carcajada.

-Idiota –murmuré divertida.
-Eres una loca –me atrajó hacia él y me abrazó.
-No dejaré que alguna vez te sientas defraudada por mí.
-Lo sé.

Sebastien se acercó preocupado.

-¿Qué ocurre cariño?
-Era Mijaíl, Dimitri se fue de la casa. Discutieron con Sasha.
-Oh… Pobre de los Gólubev.

Todos hicimos silencio al ver caminar por el pasillo superior a Anouk.

Sebastien respiró profundo.

-Buenas noches.
-Buenas noches respondimos.

Ella bajó las escaleras con sus jeans y un suéter claro que resaltaba sus cabellos oscuros.

-¿Te has teñido el pelo? –pregunté.
-Ah sí, me lo oscurecí al castaño. ¿Me queda bien?
-Muy bien –sonreí-. Oye Anouk, ¿a Bernardo ya lo conoces?
-Creo que alguna vez, cuando ha pasado por aquí a saludarlos. Mucho gusto, Anouk Gólubev.

Mi amigo estrechó la mano sonriente.

-Es una excelente oportunidad para verlo, señor Bernardo. Quisiera pedirle autorización para acompañar a mi amiga Marin hasta la entrada de la reserva este fin de semana. Se encuentra muy nerviosa con la visita a la casa de su novio.
-Por supuesto, la reserva está abierta para el que quiera ir en son de paz –guiñó un ojo.
-Es cierto –acoté-. Marin irá a conocer la familia de Carl. Pero Anouk, sé que quizás no sea tan grato para ti acostumbrada a estar rodeada sólo de vampiros. Pues, la reserva está llena de lobos –bromee.

Ella sonrió.

-Bianca, los lobos me encantan, será un placer.

Arquee la ceja.

-Ah… ¿Te encantan los lobos? Bueno… -encogí los hombros.
-Anouk –interrumpió Sebastien-, debo hablar contigo. Por favor, pasa al despacho.
-Por supuesto, Sebastien.

Cuando mi marido se despidió de Bernardo y Anouk hizo una inclinación de cabeza con esos ademanes protocolares, siguiendo los pasos de Sebastien, Bernardo me miró sorprendido.

-¿Esta es la vampiresa con aires de engreída que me hablaste una vez?
-Ssssh… Sí, es ella.
-Pues, me pareció encantadora.
-Sí, al parecer el aire de Kirkenes la ha cambiado.
-¿Tú crees?
-¿Por qué? ¿Qué piensas?
-Nada… A lo mejor anda tras un lobo. Después de todo somos bellos y encantadores.

Reí.

-Y engreídos. Aunque borra esa idea. No veré jamás a la menor de los Gólubev emparejada con un lobo.
-¿Quieres apostar?
-No… Contigo no apuesto nada.
-¿Desde cuándo?

Sonreí.

-Desde que dijiste que creyera en la existencia de vampiros.



Scarlet.


Después de trabajar las doce horas correspondientes haciendo ronda, llegué a la mansión y atravesé el parque sumida en mis pensamientos. Debía hablar con Sebastien sobre un tema delicado y desconocía si iba a resultar difícil. Miento… Estaba preocupada porque sabía de ante mano que no iba a ser fácil. Al menos lo intentaría, por Anne, por Grigorii.

Bernardo y Bianca caminaban hacia los portones sumergidos en una charla amena y distendida. En cuanto me vieron llegar sonrieron.

-Scarlet, querida, ¿estás cansada?
-Hola Scarlet.
-Hola chicos. No lo estoy, no hubo grandes movimientos pero hubo que cubrir a Grigorii y a Vikingo así que tuvimos un poco más de trabajo –me dirigí a Bernardo-. ¿Mi ahijado?
-Todo bien, malcriándose.
-Me parece lo correcto –sonreí. Seguramente lo veré el fin de semana. Aprovecharé que Marin debe ir a la reserva y…
-Oh si, para conocer la familia de Carl. Pues, te esperamos.
-Gracias. Ahora, si me disculpan… Debo hablar con Sebastien, ¿se encuentra en casa?
-Sí, querida. Pero creo que está en el despacho con Anouk hablando sobre un tema serio.

Rodee los ojos divertida.

-¿Qué ha hecho la menor de los Gólubev?
-Nada, parece que Dimitri se fue de la casa y los Gólubev no atraviesan su mejor momento.
-¿Dimitri? Pobre Anouk, ella tan lejos de su hogar.
-Sí, es una pena.
-Esperaré a que termine de hablar con ella.
-Si tienes un problema, Scarlet… Sabes que puedes decírmelo.
-Gracias Bianca, lo sé. No es un problema, quédate tranquila. Disculpen, seguiré camino.

Cuando llegué a la sala Charles subía la escalera.

-Oh, preciosa… ¿Mucho trabajo? ¿Deseas que te acompañe a cazar?

Sonreí.

-No, gracias. Me urge solucionar un tema con mi hermano.
-¿El mayor o el menor?
-El mayor –sonreí nuevamente.
-Ah… Bien… Si necesitas un buen abogado estaré dispuesto a serte útil. ¿Y tú Civic? No te escuché llegar.

Reí.

-No, no he hecho nada contraproducente, es sólo un pedido. Mi coche está en el garaje, no tenía ganas de conducir.
-Vale, entonces adelante y suerte.
-Gracias.

Golpee la puerta del despacho y me anuncié.

-Sebastien, necesito hablar contigo. Esperaré en la sala.

La voz de mi hermano se escuchó desde el interior.

-Pasa Scarlet.

Al seguir su orden comprobé que Anouk estaba de pie y se despedía.

-Hola Scarlet.
-Hola Anouk… Lamento lo que ocurre en tu familia.
-Gracias.

Mi hermano la observó sentado en su sillón del escritorio.

-Anouk, vuelvo a reiterarte. Te necesito en el hotel por unos planos, tus años en arquitectura me son útiles, quiero saber tu opinión pero ya sabes, puedes viajar a Moscú si lo crees conveniente.

Ella sonrió apenada.

-Lo sé, pero prefiero cumplir con el trabajo. Llamaré a mis padres para que no se sientan tan solos.
-Okay.

Apenas Anouk cerró la puerta, miré a Sebastien.

-Vaya… Ha cambiado, ¿verdad?
-Sí, no lo puedo negar.

Se puso de pie desprendiendo el segundo botón de su chaqueta.

-¿Y tú? ¿Necesitabas hablar conmigo? ¿Malas o buenas noticias?

Sonreí.

-Ni buenas ni malas, dependerá de tu respuesta, pero juro que la acataré.
-Entre tú y Anouk harán caer piedras del cielo –rio. Después extendió los brazos-. Ven aquí, ¿cómo estás?

Sabía que se refería a mi psiquis emocional. No era fácil convivir con la imagen de la muerte de quien te engendró por más que fuera odiado.

Me refugié en sus brazos.

-Bien, no te preocupes.
-Sí, me preocupo. Te quiero, ¿lo sabes?

Asentí con la cabeza mientras él acariciaba mis cabellos.

-No niego que tengo varias imágenes grabadas en mi cabeza pero no me arrepiento de nada. Volvería a hacer lo que hice.
-¿Estás segura, cariño?
-Por supuesto. Si él viviera en este momento tú serías quien no estaría entre nosotros… Y mi elección fue la correcta.

Nos separamos para mirarnos a los ojos.

-Tienes unos ojos maravillosos. Violetas como los de Liz Taylor.
-Me lo dijo Charles varias veces. No sé quién es Liz Taylor pero me agrada saber que hay humanos con esos ojos.
-Créeme, a mi también… Y dime, ¿qué te ocurre que has llegado con cara de cordero degollado?
-Bueno… ¿Nos sentamos?
-Ah, ¿va para largo?
-Convencerte siempre dio trabajo –sonreí.

Rodó los ojos y se preparó.

-Okay, soy todo oídos. Sentémonos.

Nos sentamos pero esta vez no eligió su asiento frente al escritorio sino el sofá esquinero junto a la ventana. Me senté junto a él.

-Bueno, verás… Grigorii aún tiene que estar detenido formalmente y su hermana está muy sola en ese apartamento con tantas carencias…
-¿Entonces?
-Ehm… Vikingo está internado, lo operaron de apendicitis. Él se encargaba de hacer las compras a Anne y llevarle provisiones hasta su puerta, también yo le he hecho compañía. Sin embargo se siente desamparada. Su hermano es lo único que ha tenido en la vida por muchos años y…
-¿Y?

Suspiré…

-Quiero pedirte si puedo traer a Anne a vivir a la mansión sólo mientras Grigorii no esté con ella, serán quince días o algo así.

Mi hermano cerró los ojos y negó lentamente con la cabeza.

-Scarlet… Lo que pides es peligroso para los Craig.
-Lo sé, escucha… Ella no habla. Y si algún día pudiera hacerlo no nos delataría ni frente a su hermano.
-¿Cómo estás segura de ello?

Callé unos segundos… Lo miré a los ojos… No podía mentirle.

-Anne sabe quiénes somos.

Sebastien se sobresaltó.

-Scarlet, es jugar con fuego.
-Tranquilo, confía en mí. Sé quién es Anne.

Se recostó en el respaldo y sus ojos se dirigieron hacia la ventana que daba al jardín. Hubo silencio por parte de los dos. Moría por saber que me diría aunque estaba segura que por el bien de los Craig no lo permitiría.

-¿Qué piensas? –me animé a preguntar.

Él bajó la vista y jugó con los dedos pulgares.

-Pienso que hubiera hecho nuestro padre si tú hubieras llegado con esa consulta.
-¿Y qué hubiera hecho? –pregunté temerosa.
-Pienso… que confiar en ti. Eso hubiera hecho. Así que… Yo haré lo mismo.

Mis ojos se humedecieron cuando volvimos a mirarnos.

-Gracias…
-Ahora, dime que haremos con esa chica. ¿No tiene un  cierto trauma con acercarse a machos? La casa está llena de ellos.

Feliz por la respuesta de mi hermano contesté entusiasmada.

-Déjamelo a mí. Anne estará en mi habitación y no saldrá. Tendrá las comodidades y con las chicas no se sentirá tan sola. Prometo no dejar nada al azar.

Me miró con un vestigio de duda razonable.

-Scarlet, es mucho sacrificio. ¿Estás segura que vale la pena arriesgarse?
-Sí, estoy segura.
-Okay, habla con Bianca y con el resto de la casa. Que nada quede fuera de control. Anda… Trae a Anne y que la suerte nos acompañé.

Lo abracé.

-¡Gracias! Verás que no te arrepentirás.
-Eso espero, hermana. Lo que está en juego es de suma importancia.
-No lo olvidaré.
-Lo que no debes olvidar que por más que te pese su hermano es un investigador muy listo.
-Lo sé. Confía en mí.
-Aprendí hacerlo.
-¿Y se puede saber desde cuándo? –bromee-. ¿Desde qué salvé tu vida?
-No. Desde que decidí no defraudar nunca más a nuestro padre.



8 comentarios:

  1. Uy he extrañado tu novela. cada vez está más genial adoro la a mistad de Bernardo y bianca. Te mando un beso y te deseo una buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ju! Gracias por pasarte y comentar. A mí también me gusta ese par de amigos en las buenas y malas.
      Yo también te deseo una muy buena semana

      Eliminar
  2. Uffff al fin nena! Extrañaba los capis...varias cosas...me gusto la reminiscencia entre B&B,esta bueno xq ayuda a los desmemoriados como yo a recordar todo lo que estos dos han vivido juntos. Alto lio preveo con Anne en la casa, pero sin duda va a ser genial ademas alguien le va a tener que sacar los traumas jajaja
    En cuanto a la presentacion en sociedad de Marin, conoces mi opinion...odiar a Carl es poco... y sabes q soy viceral y mi amor y mi odio son intensos jaja
    Animo con lo de los comentarios reina, aveces la gente es asi medio vaga para expresarse...no lo cierres y si lo cerras...acordate q mi mail viene primero! jajajaja
    Te adoro amiga...espero por mas de esta historia! Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ale! Muchas gracias, sé que estás ocupada así que gracias por pasarte y comentar. Anne traerá escenas que sé te gustarán, y sí los traumas tendrán que esfumarse. Todos la queremos ver feliz. Marin... bueno habrá que esperar para que reaccione y sepa que el amor no es una familia con la casita y el perro. Es mucho más y puede venir de alguien un poco inmaduro pero que la ame sin reservas.
      Sé que cuesta comentar pero por eso no vale el sacrificio de subir e ir separando párrafos porque te cuento que al copiar y pegar el word me junta todo imaginate.
      Gracias por tus palabras. Yo también te adoro. Un beso grande

      Eliminar
  3. Me gustó el reencuentro de Bianca y Bernardo les hacían falta hablar como amigos hace tiempo no lo hacían, y se le entiende la petición de Scarlet esperemos que no pase nada malo con Anne, muchas gracias por el capitulo Lou estuvo genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lau! Gracias por comentar. Me alegro que te haya gustado el capi. Bernardo y Bianca han hecho un repaso y está genial para refrescar la memoria. No creo que pase algo malo con Anne en la mansión... Con los Craig... bueno para los Craig será peligroso teniendo a un ave rapaz detectando delitos.
      Un beso grande y muchas gracias.

      Eliminar
  4. Pues me ha encantado esta escapada de amigos... supongo que algún día Drank y Liz podrán ser como Bernardo y Bianca
    Bueno, pues Bianca ha defendido mucho a Sabina ante la posible infidelidad de Bernardo
    Marin va a conocer a la familia de Carl... ya veremos qué sucede, Carl no me gusta
    Me encanta la idea de Scarlet... Anne está demasiado sola sin su hermano... y tal vez le vaya muy bien convivir con los Craig
    Me ha gustado que Sebastien acepte que la chica viva en la mansión, y ya se ha enterado de que Anne sabe que son vampiros... quien no lo sabe es Grigorii
    Está muy interesante, Lou... Te felicito, y me alegra que sigas publicando en el blog
    Yo te aseguro que seguiría publicando en el blog aunque no tuviese ni un solo comentario... me hace ilusión, y ya está
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mela! A mi me ha encantado reunirlos también y repasar hechos pasados hace tiempo. Fue divertido. Marin conocerá a su futura familia política yo... no augurio buenas noticias.
      La idea de traer a Anne es muy buena pero es peligrosa, conocemos a Grigorii y es muy difícil de engañar. Veremos que ocurre. Cierto, me gusta publicar en el blog aunque haya pocos comentarios pero a veces es tanto trabajo en decorarlo y mantenerlo que dudo si vale la pena el esfuerzo. Ojalá que sí cariño. Un beso enorme y gracias por estar por aquí.

      Eliminar